Contratar el entierro sin seguro

Ya establecimos en otro artículo que en caso de que el fallecido no hubiera dejado disposición y recursos suficientes o seguro de decesos destinados a su propio entierro, son los familiares, los que deben hacerse cargo de todos los gastos del sepelio.

Si el testador no hubiera destinado recursos para sufragar su entierro, los herederos están capacitados para solicitar a su entidad bancaria los gastos asociados.

En última instancia, son los familiares  los que deben hacerse cargo de los gastos. Así, el Código Civil en su artículo 1894 nos indica:

Los gastos funerarios proporcionados a la calidad de la persona y a los usos de la localidad deberán ser satisfechos, aunque el difunto no hubiese dejado bienes, por aquellos que en vida habrían tenido la obligación de alimentarle.

Contratando  servicios funerarios

Es un momento complicado y no solemos actuar razonando como si adquiriéramos cualquier otro servicio. Debemos tener claro que el primero objetivo es no desperdiciar dinero: tenemos enfrente una empresa cuyo objetivo es vender y maximizar beneficios. Por tanto nos debemos asegurar de contratar aquellos servicios que nos interesan, descartando los innecesarios, mirando precios y condiciones.

Tenemos derecho a recibir información sobre las diversas opciones, con sus precios respectivos. Si se trata de paquetes, su composición y modalidades. No tenemos por qué aceptar servicios que no queramos, como flores, o servicios religiosos, por ejemplo. El presupuesto siempre ha de ser escrito.

Rechace la obligatoriedad de contratar con la misma empresa la totalidad de servicios. Puede que nos interese aportar por otro medio las flores o llevar nosotros mismos la urna de cenizas.

Conceptos de alta cuantía como traslados de una ciudad a otra, ataúd, o el nicho deben quedar establecidos con precio final y por escrito. Si no estamos de acuerdo, es recomendable buscar otros servicios de la competencia. Como decimos, son momentos difíciles, pero debemos estar alerta ante los abusos.

Si se produce un mal servicio o nos encontramos con recibos no pactados de antemano, es aconsejable reclamar rellenando el correspondiente libro de reclamaciones que la empresa no se puede negar a facilitar.

Siempre compare entre un par de ofertas al menos. No tema ser tildado de tacaño: piense en frío como si estuviera contratando cualquier otro servicio, maximizando la relación calidad-precio.

Y al final, tenga en cuenta que se trata de un servicio efímero. Aunque suene duro, basta con que todo sea normal y aparente. No es el momento de lujos que se consumirán en un par de horas. No es el momento de aparentar, solo de dolor y de despedida. A los asistentes al entierro les debe bastar con un servicio digno, ya que lo importante no es la materialidad, sino el homenaje y la despedida al fallecido.

El fallecido estaría más satisfecho si en vez de dilapidar en flores, calidad de ataúd o de la urna, se gastara ese dinero en algo más útil. Piense en última instancia en ahorrar contratando a menor precio y destinar el ahorro a beneficencia.

Si desea ser asesorado en la gestión de su herencia contacte con Herencias.es. Somos abogados especializados en derecho sucesorio.

_______________________________________

error: Menú no activo