¿Es necesario un abogado para una herencia?

¿Es necesario un abogado para una herencia?

En primera instancia, resulta imperativo destacar que el derecho sucesorio, con sus matices y complejidades, representa un terreno donde la prudencia y el rigor jurídico son indispensables. La transmisión de bienes y derechos tras el deceso de un individuo no solo involucra aspectos patrimoniales, sino que también abarca aspectos emocionales y familiares de alta sensibilidad. Es en este contexto donde se evidencia la necesidad de una asesoría legal adecuada, capaz de conducir el proceso de sucesión de manera eficaz y conforme a la normativa vigente. No en vano, confluyen diversos intereses, los de los herederos, así como diferentes tipos de bienes, trámites y obligaciones.

Así, el devenir legal de una herencia puede verse salpicado por varios obstáculos y contingencias que requieren del conocimiento experto de un profesional del derecho. Desde la identificación y valoración de los bienes del causante, hasta la resolución de posibles conflictos sucesorios entre los herederos, cada etapa del proceso demanda una comprensión profunda del marco normativo y una destreza técnica en su aplicación.

Autogestión hereditaria

No obstante, si bien la contratación de un abogado se presenta como una opción altamente recomendable, no puede afirmarse categóricamente que sea un requisito ineludible en todos los casos. En determinadas circunstancias, cuando la sucesión transcurre de manera fluida y sin contratiempos, algunos individuos optan por gestionar personalmente el proceso sucesorio, prescindiendo de la asistencia letrada. No obstante, un abogado evita caer en gastos innecesarios y en pasar por alto ciertos trámites que a la larga pueden causar problemas.

Es en este punto donde se despliega una dicotomía entre la facultad de autogestión del patrimonio hereditario y la prudencia legal. Si bien la ley no exige de manera imperativa la intervención de un abogado en los procesos sucesorios, su presencia ejerce un papel catalizador en la salvaguarda de los intereses de los herederos y en la correcta ejecución de la voluntad testamentaria del causante.

Muchas veces se acude a un familiar que ya ha atravesado un proceso sucesorio, dejándolo en sus manos. Este procedimiento no carece de cierto peligro, porque solo un abogado especializado puede hacer frente a determinados obstáculos que pueden ocasionar graves problemas, desde el punto de vista financiero y legal.

Ventajas de contratar a un abogado especializado

Asimismo, la presencia de un abogado no solo se limita a la representación y defensa de los intereses de los herederos, sino que también reviste un carácter preventivo, anticipándose a posibles contingencias y ofreciendo soluciones jurídicas acertadas. En este sentido, la contratación de un profesional del derecho en el ámbito sucesorio constituye una inversión que puede evitar futuros litigios y garantizar la estabilidad patrimonial de las partes involucradas.

En numerosas ocasiones, el ahorrarse los honorarios de un abogado «sale caro«, en cuanto a que se cometen cierto tipo de errores, como:

  • No liquidar de forma adecuada el impuesto de sucesiones, ignorando bonificaciones y reducciones a las que se tendría derecho.
  • No tasar de forma adecuada los bienes del difunto, lo que puede llevar a disputas y desigualdades entre los herederos.
  • No tener en cuenta hechos a futuro para ahorrar en los diferentes impuestos como IRPF o Patrimonio Por ejemplo una adecuada gestión del plan de pensiones del difunto.
  • Caer en irregularidades legales, lo que puede acarrear multas o sucesivas dificultades. Pensemos por ejemplo en la inscripción de bienes inmobiliarios.
  • Eludir plazos y trámites necesarios que pueden obstaculizar la transmisión hereditaria.
  • No estar preparado para bloqueos de otros herederos, o acciones que beneficien a unos frente a otros económicamente hablando.

En resumen, si bien no existe una obligación legal perentoria de contratar los servicios de un abogado en los procesos sucesorios, su intervención se erige como una medida prudente y recomendable. La complejidad inherente a la gestión de una herencia, sumada a la diversidad de situaciones que pueden presentarse, justifica la necesidad de una asesoría legal especializada. En última instancia, la elección de contar o no con la asistencia letrada recae en la ponderación de los riesgos y la valoración de los intereses en juego, buscando siempre salvaguardar la voluntad del causante y proteger los derechos de los herederos.

 

Si desea ser asesorado por abogados especialistas en derecho sucesorio, contacte con Herencias.es. Somos abogados especializados en Herencias, y en realizar el proceso de forma rápida y eficiente.

____________________________________

David Fernández García, es abogado especialista en Herencias con número colegiado ICAM: 104099.

Related Posts

error: Menú no activo